The Robara

La primera especie desarrollada por Wingbeat es la Hubara, Chlamydotis undulata, la presa tradicional de la cetrería árabe. La Robara es una réplica exacta de un macho adulto de Hubara. Pero mientras que la Hubara real pesa 2000g, la Robara pesa menos de 1000g. Hemos dedicado dos año al diseño de la Robara y a probar los prototipos en halcones, desde machos de gerifalte/peregino hasta hembras de gerifalte. La Robara tiene que ser cuidadosamente diseñada para que pueda coincidir con los perfiles de rendimiento de vuelo de los mejores halcones, pero sin excederlos. Es importante que se mantenga el equilibrio entre el depredador y la presa, y la Robara no tiene que ser tan potente que pueda superar al halcón.

La Robara tiene el mismo tamaño y aspecto que una Hubara real, y puede volar batiendo las alas. Su estampado de plumas está impreso fotográficamente para darla una apariencia más real. Esto significa que imita a la Hubara real, y el halcón la trata como tal. Capturan la Robara sólo por diversión, hacen pasadas a esta y la cogen por la cabeza hasta que bajan a tierra. Cuando aterrizan intentan `matarla´ picando su cabeza, recubierta con una piel realista de licra.

En manos de un piloto cualificado, la Robara puede subir a 500 m (1650 pies) en 3 minutos y es muy ágil. Los modelos de competición envían datos a tiempo real de la altitud y velocidad. A nivel de vuelo la velocidad máxima coincide con la del halcón – sobre 23 m/segundo (80 km/h). Se puede volar con viento de hasta Fuerza 7, pero a efectos prácticos el límite de Fuerza 5 es más realista. Su impulsor eléctrico interno tiene una duración de batería de 5 minutos a máxima potencia, que es suficiente para las competiciones. Cuando se usa para entrenamiento, no a máxima potencia, los vuelos pueden durar 8-10 minutos.

La Robara tiene que ser segura para que el halcón la golpeé a altas velocidades en una pasada, y para sujetarla hasta que aterrice. En un día de viento puede suponer una enorme presión para los halcones pequeños, aunque nunca hemos tenido daños. El exterior es completamente blando, sin elementos sobresalientes o servos. La cabeza, que es golpeada por el halcón, está hecha de espuma de caucho para absorber las fuerzas derivadas de la pasada. Puede aplastarse completamente cuando la Robara, accidentalmente, se estrella contra el suelo, de este modo absorbe mucho impacto en lugar de transmitirlo al fuselaje, que contiene la electrónica.

Desde el punto de vista de la Salud y Seguridad humana, la Robara es muy ligera y blanda, y supone poco riesgo para los transeúntes, a diferencia de los aviones de hélice y helicópteros. La Robara está disponible con dos tipos de alas. Las alas de entrenamiento baten como una Hubara y tienen un aspecto muy real. Esto es perfecto para comenzar con los jóvenes halcones, que no pueden resistirse al batir de alas de la Robara. Se trata además de un simple paso para introducir al halcón en la caza de la Hubara salvaje. Las alas de entrenamiento son también utilizadas para el Nivel Uno en el vuelo de competición. Pero por encima de este nivel las Fuerzas G y velocidad aerodinámica son demasiado fuertes para las alas de entrenamiento. Las alas deportivas son más aerodinámicas y no tienen partes móviles. Han sido diseñadas para alcanzar altas velocidades y conseguir las maniobras que exigen los vuelos de competición hasta el Nivel 5, que alcanzan los mejores halcones. Las alas deportivas están diseñadas para tener un trato mucho más duro y, al tener un diseño muy simple, hace que sea muy fácil de intercambiar por unas nuevas.

La Robara está diseñada para ser `matada´ como una Hubara real. Está diseñada para que se golpee, desgarre y arrebate contra el suelo desde grandes alturas. ¡Está diseñada para romperse! Preferimos romper una Robara que dañar a un preciado halcón. Pero la Robara también ha sido diseñada para ser fácilmente reparada, por lo que tiene partes reemplazables. Tu Robara pronto tendrá `heridas de guerra´, pero puede seguir volando. A veces, cuando un halcón la captura en el aire, la llevará a tierra con pequeños daños, o sin ellos. Los peores daños son a consecuencia de un error del piloto. Los pilotos pueden entrar en pánico cuando son perseguidos de cerca del suelo por un halcón afilado.

The Robara The Robara The Robara